El viejo tren (cuento multisensorial)

Material

Cuento de “El viejo tren” (PDF)

Objetivos

  1. Aumentar el tiempo de atención visual.
  2. Favorecer la percepción, discriminación e integración visual.
  3. Aumentar el tiempo de atención auditiva.
  4. Favorecer la percepción, discriminación e integración auditiva.
  5. Aumentar el tiempo de atención táctil.
  6. Favorecer la percepción, discriminación e integración táctil.
  7. Favorecer la búsqueda de estímulos sensoriales.
  8. Mejorar la búsqueda de información.
  9. Desarrollar la función simbólica a través de estímulos diferentes.
  10. Aplicar la formación de conceptos aprendidos durante las sesiones previas.
  11. Mejorar aspectos fonéticos y fonológicos.
  12. Mejorar aspectos asociativos significado-significante, lectoescritura.
  13. Desarrollar la creatividad a través de los diferentes estímulos.
  14. Desarrollar aspectos de socialización y participación asociados a tareas.
  15. Favorecer el trabajo en equipo.

El cuento: EL VIEJO TREN

Primera página del cuento “El viejo tren” (pulsa sobre la imagen y descárgalo en PDF)

Érase una vez cuatro amigos: Mika, Babar, Tito y Lilu. Vivían separados.

Mika es una mariposa de jardín, Babar es un murciélago de cueva, Tito es un pájaro petirrojo de bosque y Lilu un cocodrilo de playa. La suerte es que todos vivían al lado de la vía del viejo tren.

Un día decidieron juntarse para pasar juntos la tarde, porque Lilu estaba un poco malito, le dolía la barriga y no podía comer, estaba cansado. Así que sus amigos decidieron ir a visitarlo.

¡Vamos con ellos!

Si seguimos el camino de colores llegaremos a la estación del viejo tren. En la estación hay un bonito jardín. Allí vive Mika. Huele a flores y todo es de muchos colores.

Ahí viene el tren, ¡vamos a cogerlo!

Ya estamos llegando al túnel donde vive Babar. ¡Rápido, que está empezando a llover!

Tenemos que esperar en casa de Babar hasta que pase la tormenta, porque el viejo tren ya no tiene cristales en las ventanas y nos mojaríamos.

Pero dentro del túnel descubrimos cosas maravillosas que Babar nos enseña.

¡Qué bien! ha dejado de llover, ha salido el sol y podemos seguir nuestro viaje. Al salir del túnel entramos en el bosque, donde vive Tito.

Todos tenemos algo de hambre, ¡es la hora de tomar el aperitivo!, así cuando veamos a Lilu no le daremos envidia, ya que él no puede comer.

Después de la merienda, subimos otra vez al tren y seguimos rumbo hacia la playa. ¡Mirad allí está Lilu esperando por todos nosotros!

Lilu está mucho mejor, algo cansado pero alegre. Todos lo estábamos (cansados) después de un día tan intenso, así que como había poca luz, nos tumbamos en la arena a ver pasar las nubes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *