La luz ultravioleta, ¿es realmente segura?

Nair Alcocer, Terapeuta Ocupacional y Delegada de BJ Adaptaciones en Madrid y Andalucía, nos propone la lectura del artículo “UV Safety”, publicado en el blog de Richard Hirstwood, terapeuta especializado desde hace más de 30 años en la creación de espacios multisensoriales en el Reino Unido.

Artículo “UV Safety”, publicado en la web de Richard Hirstwood

La luz negra ultravioleta se utiliza habitualmente en las Salas de Estimulación Multisensorial. Esta luz hace que los objetos blancos o fluorescentes brillen 20 veces más de lo que harían ante la luz solar normal.

En nuestros días es conocido el riesgo de una sobre exposición a los rayos ultravioleta (para la piel y los ojos).

No es de extrañar, por lo tanto, que muchos profesionales que utilizan las lámparas de luz UV con sus usuarios se preocupen por los posibles efectos sobre su salud.

En este artículo (en inglés) de Richard Hirstwood se responden algunas de las dudas que pueden surgir y se muestra como cuando se utilizan correctamente, estas lámparas son realmente seguras y no suponen ningún riesgo para la salud.

Una de las claves es utilizar siempre lámparas que a menudo conocemos como de luz negra. Cuando están apagadas, estas lámparas se ven morado muy oscuro.

Las que se ven blancas cuando no están encendidas son las que no deben usarse, ya que pueden ser peligrosas y además no producirán fluorescencia en la ropa o en el papel.

En general, en las salas de estimulación multisensorial siempre se utilizan las lámparas de luz negra, que son realmente seguras.

En cuanto al tiempo y distancia de exposición, normalmente el profesional y el usuario trabajan a 1,20 metros o más distancia de la lámpara.

El artículo nos explica que una exposición a esta distancia durante 2 horas sería equivalente a la dosis de radiación de una exposición de 48 segundos bajo el sol de verano.

Incluso en cuartos oscuros donde se utilizan más de dos lámparas de luz negra es poco probable que los niveles de radiación UV puedan representar un peligro de exposición al usuario o el profesional que trabaja con él.

Más información

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *